Madredeus: Lisboa

La tripulante ALFA ha decidido llevarse un CD del grupo portugués MADREDEUS que lleva por título “Lisboa“. Se trata de la primera grabación en directo del grupo, realizada en abril de 1991 en el Coliseu dos Recreios de Lisboa, donde recogen temas de sus dos primeros LPs así como algunas canciones inéditas. Un concierto enorme, donde abordan un repertorio inclasificable y con un sonido que penetra por ósmosis en el cuerpo del oyente. Apabullante. Una música cercana, con raíces profundas pero plenamente contemporánea. De hecho, ellos siempre negaron hacer música tradicional. Lo suyo era una innovación generosa y en estado de gracia, repleta de melodías hipnóticas surfeando sobre unos graves imponentes y, en este caso, con el ruido del público crepitando al fondo. Impagable.

Pasó mucho tiempo hasta que la tripulante ALFA se enteró de que el grupo MADREDEUS lo formaban varios ex-rockeros portugueses (que habían pertenecido a grupos tan emblemáticos como Sétima Legião o Heróis do Mar) y que captaron a la angelical cantante (Teresa Salgueiro) cuando la vieron tocar con su grupo de garage y cantando en inglés en la Lisboa de mediados de los 80. ¿Quién habló de compartimentos estancos?

La tripulante ALFA obtuvo su primera copia este álbum de manos de Nunho, un diminuto estudiante de arquitectura natural de Oporto y residente en Venecia en 1993. Era una cassette negra, de carátula manufacturada mediante un rudimentario corta-y-pega, de 90′, en la que había escrito a mano con una caligrafía exquisita y un tanto excéntrica simplemente “Madredeus”. Una tarde de tormenta, justo cuando la furia del viento había empezado a decrecer, la tripulante ALFA puso la cinta en la pletina y comenzó a sonar aquel concierto inesperado. Nuestra tripulante entró en una especie de trance que le impidió levantarse de la butaca hasta que terminó la cinta. Sus biorritmos habían estado latiendo al mismo ritmo que el planeta. La misma operación se repitió durante varios meses, con el mismo efecto en el resto de habitantes de la casa, tanto permanentes como temporales. Todavía hoy la sigue poniendo en las tardes que siguen a la tormenta. En cassette, sí, pero ahora también en otros formatos de reproducción.

Madredeus continuó como grupo durante muchos años, editando discos y girando con conciertos memorables. Pero justo después del disco aquí reseñado Rodrigo Leao, uno de sus componentes, abandonó la formación llevándose consigo uno de los vectores que daban un toque mágico a las composiciones de Madredeus. Sus interpretaciones continuaron siendo magistrales, pero una chispa mágica se había apagado.

Anuncios